Hemoblobina Glucosilada (HbA1c)

Todo paciente diabético debe tener un control metabólico estricto para disminuir las complicaciones de la diabetes a mediano y largo plazo.
Un gran porcentaje de los pacientes diabéticos se cuidan días previos a la toma de sus exámenes de control periódico provocando que las cifras de glicemia sean más bajas de lo normal, desconociendo que existe una prueba para saber sus cifras promedio reales diarias. Esta prueba es la Hemoglobina Glucosilada.

El análisis de la hemoglobina glucosilada muestra el nivel promedio de azúcar (glucosa) en su sangre en las últimas seis a ocho semanas.
La hemoglobina es una proteína que llevan los glóbulos rojos. Durante los 120 días de vida promedio de los glóbulos rojos, la glucosa reacciona con la hemoglobina (en un proceso químico), para formar una molécula estable de hemoglobina (+ glucosa) llamada hemoglobina glucosilada.

Por lo anterior sabemos que todos los glóbulos rojos contienen una pequeña cantidad de HbA1c y sabemos que su concentración es directamente proporcional al tiempo en que los glóbulos rojos han estado expuestos a la glucosa y a las concentraciones de ésta.

Por lo tanto, la medición de la fracción de hemoglobina glucosilada nos proporciona una visión integrada del promedio de concentración de la glucosa en sangre durante la vida media de los glóbulos rojos (aproximadamente 2 meses).

Se recomienda realizar la determinación de HbA1c al menos cuatro veces al año, y la meta a lograr para un diabético es alcanzar el 6% (el rango normal del examen oscila entre 4% y 6%) , hay que recordar que un buen control de la diabetes incluye una dieta balanceada, ejercicio regular, la toma cumplida de medicamentos y las visitas periódicas al médico.

El fruto de este control se verá reflejado en una vida saludable y libre de complicaciones.

Prueba de Aliento

La bacteria Helicobacter pylori existe exclusivamente en la mucosa del estómago ocasionando gastritis que a su vez puede llevar al padecimiento de úlceras y finalmente de cáncer.

Un método para detectar su presencia que resulte seguro, fácil de realizar y no invasivo es la Prueba de Aliento.

Esta prueba identifica la presencia de la bacteria a través de los compuestos que genera en su ciclo vital. Cabe señalar que H. pylori produce una enzima, llamada ureasa, que rompe las moléculas de urea que se producen en estómago durante la digestión; de esta reacción obtiene amoniaco ( que ayuda a neutralizar la acidez gástrica) y bióxido de carbono (CO2), el cual pasa al torrente sanguíneo y puede ser medido en el aire que el paciente elimina a través de su respiración.

La Prueba de Aliento consiste dar al paciente una dosis de urea marcada. Si la bacteria está presente en el estómago tiene lugar el proceso antes indicado y el CO2 producido y exhalado por el paciente es marcado con el indicador administrado via oral.
Si hay ausencia de la bacteria, no hay proceso y la urea marcada que ha sido administrada via oral es finalmente excretada por orina.

El procedimiento es simple: diez minutos después de que el paciente haya ingerido la urea marcada deberá exhalar en una tarjeta especial.

Es muy importante seguir al pie de la letra las indicaciones previas para esta prueba y obtener así un resultado satisfactorio.

Influenza

Es una enfermedad respiratoria aguda comúnmente conocida como “gripa” causada por una infección por el virus de la influenza.

La enfermedad afecta el tracto respiratorio superior o inferior y se acompaña de signos y síntomas sistémicos como fiebre, dolor de
cabeza, dolores musculares y debilidad. La enfermedad es común en la temporada invernal.

La influenza puede afectar a personas de cualquier edad. Aun cuando la mayoría de las personas se curan al cabo de unos días, algunas personas pueden enfermarse gravemente y pueden necesitar ser hospitalizadas. La influenza puede llevar a la neumonía o incluso la muerte.

El virus de la influenza generalmente pasa de persona a persona por transmisión aérea (por ejemplo, por la tos o los estornudos). Pero el virus también puede vivir durante cierto tiempo sobre objetos como las manijas de las puertas, lápices o plumas, teclados, receptores del teléfono y utensilios para comer o beber. Por lo tanto, también se puede diseminar al tocar algo que ha sido tocado por una persona infectada con el virus y después tocarse la boca, la nariz o los ojos.

La prueba rápida para Influenza A+B detecta la presencia del virus en muestras nasales y nasofaringeas tomadas tres dias después de aparición de los síntomas.

Esta prueba es un auxiliar de la valoración médica inicial y no está diseñada para emitir un diagnóstico. Lo anterior significa que si el resultado obtenido en la prueba es negativo, no excluye la posibilidad de infección. Los resultados obtenidos deben ser interpretados con cautela, y siempre por un médico.